*Segundo Concurso de FanFics

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

*Segundo Concurso de FanFics

Mensaje por TwoMin Planet el Mar Sep 24, 2013 3:38 am

Me demore en subirlo pero aquí estoy

Para el 5to Aniversario de nuestros Corazones se realizaron dos concursos, el primero fue el concurso de FanArt y el otro un Concurso de FanFic y aquí esta el Ganador:



When you look me in the eyes…


AUTORA: LucyWar


La historia que pretendo narrarles dio inicio en el cálido verano del 2008, más precisamente un 27 de Agosto.

En ese tiempo yo contaba con 25 años de edad y concluía mis estudios en la carrera de Economía. No seguía esa carrera por amor  a los números –claro que no- sino para continuar con el oficio familiar. No tenía queja alguna, no me resultaba difícil en absoluto.

Mi vida era prácticamente normal, sumamente monótona y absolutamente aburrida. Cada mañana abría mis grandes y oscuros ojos con la certeza de que ese día sería igual al anterior y efectivamente lo era… hasta ese fatídico día de Agosto cuando todo mi mundo cambio.



Recuerdo que hacía mucho calor esa jornada y como se acostumbraba en la universidad de ciencias exactas y abogacía, los estudiantes debían concurrir obligatoriamente a clases con traje. Era un calvario, me sienta dentro de un horno.

Era periodo de exámenes y debajo de mis ojos era recurrente  ver unas ojeras producto de las noches en vela estudiando fórmulas y teorías económicas.  Smith, Keynes, Marx… ya éramos muy buenos amigos.

Esa mañana, todo parecía estar en mi contra: mi despertador no sonó, el termo tanque se averió y me duche con agua hirviendo, mis tostadas se quemaron y una importante mancha de café arruino la única camisa limpia que tenía… Suspire pesadamente y corrí a mi habitación para cambiarme. Ya listo, tome mi portafolio, las llaves, el teléfono móvil y me encamine a la universidad, a la que ya iba con un retraso considerado.

Tema del examen del día: Mercado de competencia perfecta e imperfecta.

-En la competencia imperfecta, desde el punto de vista de la oferta los tipos existentes son el Monopolio, el duopolio y el oligopolio. Así mismo, desde la demanda encontramos el Monopsonio, el duopsonio y el oligopsonio-. Leía mientras caminaba entre la multitud a la que poco les importaba mi presencia.

Cada persona estaba inmersa en sus propios pensamientos, en su propio mundo caminando por inercia hacia su propio destino. El misma rutina de todos los días y yo no era diferente a ellos. Siempre con prisa como hormigas… Moviéndose como Robots… Sin tiempo para apreciar lo que se encontraba a su alrededor, sin poder disfrutar del día…



Detuve mis pasos en la esquina antes del cambio del semáforo. Eleve la vista de mi libro cuando escuche unos gritos a mis espaldas que llamaron poderosamente mi atención. Un Golden retriever de hermoso y abundante pelaje corrió a mi lado y cruzo la calle rápidamente. Detrás de él, y con mucha dificultad,  iba un joven alto de corto cabello castaño.

-Shinne!! Shinne regresa!!

El joven cruzo la calle sin notar que el semáforo ya había cambiado a rojo.

-CUIDADO!!- tire mi libro y el portafolios corriendo tras de él y atrayéndolo a la esquina justo a tiempo para impedir que un camión nos embistiera a ambos. Caímos inevitablemente al suelo por el impulso-. Eso estuvo cerca. ¿Estás bien? ¿Cómo cruzas la calle de un modo tan temerario? ¿Eres ciego acaso?

El joven que había permanecido en silencio asustado con lo sucedido, elevo la mirada al escuchar mis palabras y poso sus pálidos ojos marrones en mi persona. Un escalofrió recorrió entero mi cuerpo. Demonios…

-Sí, soy ciego. Lamento las molestias, Hyung- dijo apaciblemente permitiéndome oír su voz, una voz de una musicalidad  hermosa que me embrujo como si fuera un canto de sirena.

-Lo siento, yo no…-. No salía de mi estupor, me sentí un tonto por haberme dirigido a él de tal forma.

-No se preocupe Hyung, gracias por salvarme- dijo sonriendo dulcemente. Una sonrisa tan encantadora y sincera que me cautivo por completo.

-¿Estas bien? Déjame ayudarte- tome sus manos con las mías cuidadosamente y ambos nos levantamos del suelo.

-Gracias Hyung-dice avergonzado.

-No te preocupes- respondí acariciando su cabeza sorprendiéndome de lo suave que era su cabello al tacto.

Sus mejillas se sonrojaron por mi acción, aparentemente no se esperada tal muestra de cariño y confianza de un desconocido.

¿Estaba bien comportarme de esa forma? Quizás pensaría que era un acosador o un pervertido. Y él se veía tan frágil, tan inocente…

Me tome el atrevimiento de mirar en profundidad cada detalle de su persona. Era joven, de unos 18 o 20 años podría decir. Poseía unas facciones tan finas y  hermosas  que se asemejaban a las de una mujer; sus ojos y sus cabellos- como ya he indicado- eran de color castaños pero de distinta tonalidad, su piel era blanca e inmaculado como la más fina porcelana; su cuerpo delgado, quizás demasiado. Era alto, unos centímetros más bajo que yo.  

Hermoso, la persona más hermosa que haya visto jamás.



-¿Hyung? ¿Continua aquí?-pregunto nervioso por mi repentino silencio.

-Sí, estoy aquí. Lo siento- conteste mientras apretaba sus manos con ternura para hacerle saber que aun permanecía a su lado.

Él respondió al tacto con una sonrisa pero al cabo de unos segundos su rostro cambio radicalmente de expresión.

-¿Y Shinne? ¿Dónde está Shinne?-me pregunto con suma preocupación.

-¿Shinne? Ah, te refieres al perro. No te preocupes, cruzo a salvo la vereda y se encuentra del otro lado- mire el semáforo, ya teníamos permitido el paso.

Solté con delicadeza sus manos para alejarme a recoger mi libro y portafolios. El cuerpo del joven de estremeció.

-¿Hyung?- titubeo al no sentirme cerca.

Era tan adorable.

-Tranquilo- dije suavemente en su oído tomando su mano nuevamente, fue sorprendente ver cómo se relajaba en el acto-. Vamos, ya podemos cruzar.

El joven asintió y ambos cruzamos finalmente la calle. Aparentemente el parecía a gusto a mi lado ya que mediante avanzábamos, sentí como entrelazo tímidamente sus dedos con los míos y sonreía con alegría. Todo mi ser se llenó de ternura con esa acción. Quería decirle que no tenía por qué temer, que a mi lado siempre estaría a salvo.

Al llegar a la vereda contraria, me sorprendió ver al hermoso perro esperando pacientemente a su amo, y como movió alegremente su rabo cuando llegamos a su lado.

-Guau!!! Guau!!- el animal ladro y se acercó al joven lamiendo una de sus manos.

-Shinne!!-  Soltó mi mano para sentarse de cunclillas  y se abrazó al cuello de su mascota-.Que bueno que estas bien.

El animal ladraba animadamente y lamia su rostro haciéndolo reír.

-Ya veo, este perro es tu saladillo.

-Así es Hyung- me respondió levantándose y tomando la correa del collar de su mascota-Mi abuela me obsequio este hermoso amiguito cuando mis ojos se quedaron completamente sin visión. El aún era un cachorro así que puedo decir que crecimos juntos.

-Comprendo. Significa mucho para ti, ¿verdad?- pregunte y el joven asintió con una gran sonrisa.

-El es mi mejor amigo- dijo mientras acariciaba las orejas del animal quien parecía gustarle mucha esa acción por parte de su amo-. Oh, es verdad. Mi nombre es Lee Taemin, lamento no haberme presentado antes.

Taemin... así que ese era su nombre.

-Descuida, como se dieron los hechos no había tiempo en pensar en formalidades. Soy Choi Minho, es un placer Taemin.

Y realmente lo era, porque jamás hubiera imaginado que esa mañana tan similar a otras iba toparme con el ser más hermoso y encantador de Seúl. Que digo Seúl, del mundo entero.

Taemin dio unos pasos hacia adelante y poso sus manos delicadamente sobre mi rostro. Con la curiosidad propia de un niño, delineo con las yemas de sus dedos todas y cada una de las líneas que lo conformaban. Recuerdo haber leído alguna vez que esa era la manera que  los no videntes utilizaban para conocer lo que había a su alrededor. Reconocimiento mediante el tacto.

Las manos de Taemin recorrían suavemente mi frente, delineaban el contorno de mis parpados –los que cerré inmediatamente al sentir esas pequeñas caricias- paso por mi nariz hasta llegar a mis labios y rozar ligeramente el inferior. Jure oír un ligero jadeo escapar de sus labios pero intente pasarlo por alto.

Al sentir como sus manos se alejaban me permití abrir nuevamente los ojos y mirarlo fijamente. Sus mejillas están pintadas de carmín pero sonreía.

-Lo sabía- dijo con convicción, yo no puede más que parpadear reiteradas veces.

-¿Cómo? Lo siento, no comprendo.

Taemin rio suavemente y volvió a sostener mi rostro entre sus manos.

-Sabía que además de ser una persona amable y de poseer una voz preciosa, también era muy apuesto.

En ese momento, realmente agradecí la ceguera de Taemin ya que realmente me debía de  ver completamente ridículo con mis mejillas absolutamente sonrojadas por sus halagos. Muchas fueron las veces que había oído esas palabras pero jamás habían provocado en mí ni la mitad de los sentimientos que sentí al escucharlas por parte de Taemin. ¿Porque?

-¿Hyung?- vi como fruncía el ceño por mi silencio.

-Oh, discúlpame. En verdad no sé qué decir, me siento halagado- dije sinceramente provocado su risa.

Cuando reía, parecía como si  miles de cascabelitos resonaran en el ambiente.  No pude evitar sonreír, su risa era preciosa al igual que él.

-Tiene ojos muy grandes Hyung, deben ser muy hermosos.

-Solo tú piensas eso Taemin. Mis ojos grandes han sido motivo de burla por años.

-Omo, ¿cómo alguien podría hacer algo tan cruel? Yo no puedo ver pero mi corazón me dice que sus ojos son únicos y especiales. Nadie debería hacerle creer lo contrario-. Me estremecí al oírlo decir esas palabras.

Este joven estaba llegando a lo más profundo de mi alma y no hacía más de una hora desde que lo había conocido. ¿Cómo era eso posible?

De repente, esa frase que Taemin había utilizado trajo a mi memoria un libro que había leído durante niñez.

-No se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible  a los ojos.

-¿Conoce “El principito”?-dijo con una expresión de asombro pero sin separar las manos de mi rostro.

Pose mis manos sobre las suyas y las apreté ligeramente antes de responder.

-Sí, es mi libro favorito.

Al escuchar mi respuesta, Taemin esbozo una gran sonrisa que ilumino por completo su rostro.

-También es el mío, Hyung.

Ambos reímos suavemente aun sin saber la razón de ello. Me gustaba escucharlo su risa, deseaba hacer lo que sea con tal de oírlo reír. Permanecimos unos segundos en silencio hasta que los ladridos de Shinne llamaron nuestra atención. Nos separamos un poco del otro sin quererlo.

De repente, Taemin pareció recordar algo que lo hizo estremecerse.

-¿Qué hora es Hyung?

-Pues déjame ver. Son las 10.20- dije mirando mi reloj pulsera para luego abrir mis ojos en demasía.

10.20!! Llevaba más de una hora de retraso a mi examen. Lo había olvidado por completo.

-Vaya, es muy tarde. Jonghyun-Hyung se enfadara conmigo- dijo haciendo un adorable puchero.

-¿Deseas que te acompañe  algún sitio en particular?

-Oh no Hyung, ya le he causado demasiadas molestias-negó con ambas manos con sus mejillas sonrojadas.

Shinee quito la corre que Taemin sostenía en sus manos y se acercó para entregármela. La recibí y acaricie la cabecita lanuda del animal.

-Al parecer Shinne quiere que los acompañe- dije acercándome a su lado y tomar su mano.

-¿Porque lo dice Hyung?

-Porque acaba de entregarme su correa.

La boca de Taemin se abrió en una O perfecta, algo que resulto muy gracioso de ver.

-Vaya, creo que le agradas Hyung.

-Tal como al dueño- dije acariciando sus cabellos. Mis palabras y mi acción provocaron un inmediato sonroja en sus mejillas-. ¿Vamos Taemin?

-Si Hyung- dijo encantado aferrando un poco la unión de nuestras manos.



Caminamos  tranquilamente mientras conversábamos sobre trivialidades y Shinee trotaba delante de nosotros. El saladillo tenía un temperamento alegre como el de su dueño.

Taemin me conto que era hijo único de un matrimonio de empresarios automotrices. Sus padres viajaban continuamente por negocios por lo que ambos decidieron que lo mejor para su hijo era vivir con su abuela materna aquí en Seúl.

Taemin  no sentía amor por ninguno de sus progenitores en cambio a su abuela la adoraba. Ella jamás le hizo sentir o tratar como si fuera una carga, él era su único nieto y lo quería sinceramente. La mujer se encargó de darle todo el amor que sus padres  le habían negaron al no poder aceptar que su hijo naciera con un “desperfecto” como solían decir. Su ceguera fue causada por una mal formación genética durante la gestación. De niño, esta era parcial pero a la edad de 10 años perdió la vista totalmente.

Ante lo ocurrido, su abuela decidió regalarle a Shinne  y, junto con él, un libro que lo ayudaría a superar el dolor que aguardaba en su corazón, que llenaría su vida de ilusiones  y se transformaría en su favorito en todo el mundo: El principito de Antoine de Saint-Exupéry.

-En verdad es un libro hermoso, ¿no lo cree Hyung? No sé qué habría sido de mí sin el, Shinne y el amor de mi abuela- comento con una sonrisa triste.

Sentí como mi corazón se afligía al verlo de ese modo. Tome la mano de Taemin para que detuviera su andar, lo atraje a mi cuerpo haciendo que soltara la correa de su mascota y lo abrace protectoramente. Bese su frente y sostuve su cabeza contra mi corazón que palpitaba violentamente. Taemin se estremeció por mi repentina acción pero al poco tiempo su cuerpo se relajó y correspondió a mi abrazo.

-Hyung…

-Lo siento, Realmente lamento  todo lo que has tenido que sufrir Taemin. Lo siento  mucho- susurra suavemente. Oí a Taemin suspirar antes de aferrarse a mi cuerpo en busca de cariño y consuelo. Yo estaba dispuesto a entregárselo.

-No es su culpa Hyung. No es más que el azaroso destino que nos toca a cada ser al llegar a este mundo. Yo soy bien, soy feliz- dijo mientras elevaba su rostro de mi pecho y esbozaba una de sus tan hermosas sonrisas.

Sonrisas en las que ya me estaba convirtiendo en su más ferviente adorador. Amaba ser el generador de ellas.

Acaricie su cabeza mientras sonreía, él no me veía pero por algún motivo sentía que él sabía que lo había.

-Hyung puede dejarme aquí, debo ir a mi trabajo y  Shinne puede guiarme. No deseo quitarle más tiempo.

-¿Trabajas?- pregunte sin salir de mi asombro. Taemin asintió sin dejar de sonreír.

-Está cerca así que puede retomar su camino. Me imagino que se dirigía  a un lugar importante.

Importante. Sí, me dirigía a la universidad para rendir un examen pero en cuando conocí a Taemin todo eso  quedo completamente en segundo plano, lo olvide por completo y Taemin se transformó en lo importante para mí.

-¿Seguro que estarás bien?

-Si Hyung, no se preocupe.

-Bueno, yo… entonces ya me voy.

Taemin se inclinó y beso mi mejilla izquierda. Ese gesto de afecto me sorprendió hasta el extremo de no poder reaccionar.

-Gracias por todo Hyung, fue un placer conocerlo.

-Lo mismo digo, espero volver a encontrarte pero en otras circunstancias- mi comentario lo hizo reír y acaricia su cabeza, ya se me estaba haciendo una costumbre hacerlo-. Cuídate mucho Taemin. Adiós amiguito-dije saludando al Golden retriever quien se acercó a su amo y me respondió con un ladrido.

-Adiós Minho-Hyung.

-Adiós Taemin.

Seguí su figura alejarse en la avenida hasta que esta se perdió totalmente de mi campo visual. Sentí un pequeño pesar, era posible que no volviera a verlo y yo debió volver a mi monótona realidad.

Era tarde y el examen ya había tenido mucho de haber terminado. No tenía sentido ir a la universidad pero aun así me dirige hacia ese lugar aun sintiendo el calor de la mano de Taemin en las mías.





-¿Minho? ¿Qué horas de llegar  son estas?

Frunce el ceño ante las palabras de Onew-Hyung, mucho más aun al verlo fuera del edificio al igual que el resto de mis compañeros de clases.

-Hyung ¿porque están todos fuera? ¿Qué ocurrió con el examen?

-Lo cancelaron-dijo con tranquilidad- Al parecer recibieron una amenaza de bomba  y nos ordenaron  salir inmediatamente del establecimiento.

-¿De verdad?-dije sin poder contener la emoción que sentía sosteniendo a mi Hyung por los hombros.

-Si Minho, el examen lo pasaron para mañana. ¿Está bien?-pregunta extrañado con mi actitud.

-Mejor que nunca Hyung. Vamos por un café, yo invito.

-Está bien Minho- dijo riendo colocando su mochila en su hombro izquierdo.

Llegamos a una cafetería y luego de ordenar nuestros pedido, le conté todo lo ocurrido esta mañana. Onew me escuchaba atentamente y solo interrumpía mi relato cuando lo creía necesario, ocasiones que fueron muy pocas.

-Así que eso ocurrió. No me sorprende que llegaras tan tarde Minho. Y dime, ¿volverás  a ver a ese niño?

-Nada me gustaría más Hyung-respondí suspirando mientras dejando la taza sobre la mesa-.  No alcanzan las palabras para describir lo hermoso que es.

-Fue amor a primera vista- dijo mi Hyung completamente seguro bebiendo un sorbo del humeante café.

-Creo que sí. Y lo peor es que ya lo extraño.

-Tranquilo Minho, Seúl  no es una ciudad tan grande. Se volverán a encontrar- me animo dándome unas palmaditas en el hombro.

-Gracias Hyung.

Pagamos la cuenta y salimos de la cafetería. Ya era mediodía y el calor del sol ya comenzaba a sentirse con mayor intensidad en la ciudad.  Conversábamos animosamente con Onew-hyung cuando mis ojos se detuvieron en una hermosa florería a unas cuadras de distancia. No sabía que había una tienda de ese tipo en ese costado de la avenida pero lo que sorprendió aún más fue ver quien atendía dicho negocio. Mis labios se curvaron en una gran sonrisa.

-Y así es como termine todo el pollo en menos d 20 minutos. Minho ¿me estas escuchando? ¿Por qué sonríes de esa forma?

-Por las flores Hyung- dije sin dejar de mira hacia la florería  y quien estaba dentro acariciando la lanuda cabeza de su mascota.

-No sabía que te gustaras las flores- me dice incrédulo frunciendo el ceño.

-No Hyung, no me gustan las flores. Me gusta una en particular, una rosa única- dije volteando mi mirada y verlo frente a frente.

Onew rio suavemente y dándome unas palmaditas en el hombro comenzó a caminar en dirección a la librería. Debió creer que ya me había vuelto loco y yo también comenzaba a creerlo. Mire por última vez la florería antes de correr tras mi Hyung para no perderlo de vista. Ahora sabia donde podía encontrar a Taemin, ahora tenía esperanzas.



~~~



-Oh Taemin, a que no adivinas quien está aquí como todas las tardes a la misma hora- dice Jonghyun al verme entrar en la florería.

Kim Jonghyun era el primo de Taemin y propietario de la tienda. Hace dos meses atrás, se había  mostrado muy reacio y desconfiado por mi presencia la primera vez que aparecí en la tienda sin motivo aparente pero con el tiempo gane su confianza y simpatía y acabo por acostumbrarse , más aun cuando veía que a su primo le agradaba mucho mis visitas y me guardaba gran cariño. A Shinne también parecía  agradarle mucho, cada vez que me veía en la puerta comenzaba a ladrar y mover su rabo con alegría.

-El zorro o debería decir la rana- bromeo haciendo que Taemin le golpeara su pecho con una pequeña maseta.

Yo reí suavemente, hacia un tiempo que Jonghyun comenzó a llamarme de esa forma. Sabía perfectamente a que hacía alusión esa frase de su parte y Taemin también lo sabía.



“Si, me domesticas mi vida se llenara de sol [..] Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde, comenzaré a ser feliz desde las tres. Cuando más avance la hora, más feliz me sentiré. A las cuatro me sentiré agitado e inquieto; ¡descubriré el precio de la felicidad!”



-Hola Taemin- salude amablemente como siempre hacia acercándome a su lado y tomando sus manos entre las mías.  Él las recibía gustoso y sonreía ampliamente acariciando mis dedos suavemente.

-Minho-Hyung! Qué bueno que haya venido. ¿Hoy también vino por las flores?

Me limite a sentir ante la carcajada de Jonghyun desde el otro extremo de la tienda. Esa era una pequeña mentirita que había inventado para justificar mis visitas.

-Su novia debe estar encantada de que usted le lleve flores todos los días. Es muy afortunada- dice con inocencia mientras preparaba el ramo completamente ignorante a mis verdaderos sentimientos, sentimientos que no hacían más que crecer cada vez que estaba a su lado.

¿Cómo decirle que visitaba la tienda todos las tardes solo para verlo y oír su voz unas horas al día? ¿Cómo decirle que me enamore perdidamente de él desde nuestro repentino encuentro? ¿Cómo decirle qué me había enamorado de su simpleza, su calidez e inocencia; de su manera única de vivir y ver el mundo?

Él, la flor más hermosa de todo este jardín del Edén. Mi rosa como la del Principito.

Yo lo amaba con locura pero no podía confesarlo. No debía.



-Aquí tiene Hyung. Rosas, claveles blancos y pequeños capullos, tal y como siempre- dice con una sonrisa entregándome ese hermoso ramo que solo él podía crear.

Ese era el motivo por el cual Jonghyun lo había contratado además de que era su familiar;  por la inmensa sensibilidad y habilidad para crear el ramo perfecto con las flores indicadas para cada ocasión que se le solicitaba. Los clientes lo adoraban, ¿Cómo no hacerlo?

-Muchas gracias Taemin. Son hermosas como siempre.

-Le corte las espinas para que no tuviera inconvenientes, solo quedan las cuatro superior que son inofensivas.

-Gracias Taemin, no era necesario que te molestaras en hacerlo.

-No se preocupe Hyung, es un ramo especial para una persona especial. Es mi trabajo lograr que sea lo más hermoso posible.

-Tú eres especial Taemin- dije mientras sosteniendo el ramo en un brazo y con la mano libre acaricie su mejilla izquierda disfrutando de la suavidad de su piel.

Sus mejillas se pintaron de carmín al instante, sabía que no estaba acostumbrado a los halagos pero no podía evitar decirlos. Su belleza y amabilidad creaba palabras en mi mente y las expulsaba al exterior en modo de halagos.

Ahora comprendo a los poetas que encuentran su inspiración en una sola persona, en un solo paisaje. De ello salía bella palaras que hacían alusión a una bella que lo era todo para ellos. Eso era Taemin para mí, por él me había convertido en un poeta.

-Hyung…

-Creo que se terminó tu tiempo Minho- dijo Jonghyun acercándose a nosotros y posando una mano sobre el hombro de su primo.

-Es verdad, debo asistir a mi clase- anuncie mirando mi reloj pulsera.

-Entiendo Hyung- dice sin poder ocultar su descontento ante mi partida.

Todas las tardes era lo mismo y yo deseaba con todas mis fuerzas permanecer tan solo unos minutos más  a su lado pero mis obligaciones me lo impedían.

-¿Mañana vendrá Hyung?

-Lo lamento. Estoy en las instancias finales de mis exámenes y debo estudiar.

-Con eso ya te recibirás ¿no Minho?- me limite a sentir-. Vamos Minnie, Minho debe estudiar. Después regresara como siempre lo hace.

-¿Es cierto Hyung? ¿Regresara?- pregunto esperanzado.

-Si Taemin, serán solo un par de semanas y cuando regrese a verte, tú y  yo iremos a dar un paseo a la playa- dije sosteniendo sus manos entre las mías.

Su rostro se ilumino con una hermosa sonrisa, podía jurar que sus ojos pálidos habían recuperado algo de su brillo por mis palabras.

-¿Promesa?- dijo ofreciéndome su dedo meñique.

-Promesa- respondí entrelazando mi meñique con el suyo sellando nuestro pacto.



~~~



Qué largos podían ser mis días sin él, que aburridos y sinsentido resultaron esas semanas se exámenes sin poder verlo. Creí que podría morir pero logre sobrevivir y superar  todos mis exámenes motivado con que cuando todo terminara podría volver a estar con él.

Y así fue, logre la máxima calificación en todos los exámenes superando incluso a Onew-hyung que era el mejor estudiante de la universidad de Economía.

-Ese niño obra milagros en ti Minho- bromeo mientras salíamos del establecimiento luego de nuestro último examen.

-Quiero conocerlo Minho ¿realmente es tan hermoso como dices?- esta vez hablo Key, mi amigo de la infancia.

Él no estudiaba con nosotros pero, al enterarse que ya habían pasado el periodo de exámenes, vino a visitarnos y reprocharme el tiempo que no fui capaz de manifestado señales de vida.

-Podes ir hoy, si quieres-respondí con una sonrisa que lo hizo reír a ambos.

-No me refería a conocerlo ahora mismo, pero si tanto lo extrañas podemos ir.

-Si es así, yo me despido. Ya he superado mi record de horas en vela y mi cama y yo debemos retomar nuestra relación-dijo comenzando dirigirse a su casa.

-Está bien Hyung. Nos merecemos descansar.

-Cuando revivas, te invito al nueva restaurante de pollo frito- comento key haciendo que Onew detuviera sus pasos y corriera a abrazarlo.

-ERES EL MEJOR KIBUM!!!

-Ya, ya! Si lo soy, eso no es ninguna novedad para mí. Ahora ve a descansar- dijo  quitando los brazos de Onew de su cuello. Este rio moviendo ligeramente sus hombros.

-Nos vemos pronto, Adiós!

Nos despedimos de Hyung con la mano y caminamos en dirección a la florería. En la puerta de esta Shinne dormía plácidamente pero al notar mi presencia, se incorporó rápidamente y ladro con suma alegría.

-Shinne ¿qué pasa?- Taemin se acercó al umbral de la puerta asustado con los repentinos ladridos de sus mascota.

-Tranquilo Taemin, Shinne solo me está saludando- dije con suavidad acercándome a él-Al parecer me extraño mucho.

El rostro de Taemin se ilumino al instante ala escuchar mi voz. Busco mis manos y cuando dio con ellas las aferra suavemente entre las suyas mientras sonreía.

-Minho- Hyung! Regreso- dijo con tomo emocionado.

-Prometí que lo haría, Taemin- respondí llevando sus manos hacia mis labios y depositando un pequeño beso sobre ellas.

Él se sonrojo pero no dejo de sonreír. Adoraba ser el generador de esas expresiones tan hermosas.

-Minho, lamento interrumpir tu reencuentro pero ¿no me vas a presentar?- pregunta key con los brazos cruzados sobre el pecho, algo molesto por haberme olvidado de su presencia.

-Ah sí, lo siento. Taemin, él es mi amigo Kim Kibum. Key él es Taemin.

-Es un placer-dice ofreciéndole su pequeña mano.

-El placer es todo mío Taemin- responde aferrando la mano ofrecida- Minho me hablo mucho de ti estas últimas semanas.

-¿Enserio? ¿Eso es verdad Hyung?-pregunta sorprendido.

-Bueno yo…

-No te hagas el avergonzado Minho. Si lo hizo pero déjame decirte que eres más hermoso en persona.

-Oh.. Gracias- responde con las mejillas sonrojadas, los halagos siempre lograban eso en él.

-¿Taemin? ¿Qué haces afuera? Ya es… tar-de- Jonghyun detiene sus palabras al encontrar su mirada con la de key quien lo miraba con la misma mezcla de admiración y sorpresa-. Minho no me vas a presentar a tu acompañante- Dijo con una gran sonrisa sin dejar de mirar a  mi amigo.

-Jonghyun, él es key. Key él es Jonghyun, el primo de Taemin.

-Y propietario de esta florería y su más fiel servidor- dice mientras hacían una leve y principesca reverencia. Toma la mano de Key y besa el dorso de ella haciéndolo sonreír.

-Cómo es que no había conocido antes a personas tan hermosas.

-Es culpa de Minho, de nadie más.

Yo no salía de mi asombro al ver el modo en que esos dos se miraban y completaban la frase del otro a la perfección. Taemin no entendía lo ocurrió pero reía suavemente al escuchar a su primo.

-Creo que a Hyung le agrada su amigo-dijo suavemente sobre mi oído.

-Agradar es poco Taemin- dijo Jonghyun oyendo sus palabras.

-Lo mismo digo-añadió key encantado-.Minho deberías salir con Taemin. Le habías prometido ir a la playa.

-Es cierto, ¿no te molesta Jonghyun?

-Claro que no, más si tu bello amigo se queda conmigo en su ausencia.

-Por mi está bien. Pueden irse Minho.

Me rendí al ver como esos dos parecían olvidar por completo lo que había a su alrededor por lo que toma la mano de Taemin y nos encaminamos juntos hacia la puerta para salir de la tienda. Estaba seguro que ninguno de ellos daría por enterado nuestra ausencia.

-¿Ellos estarán bien Hyung? ¿No les molestara que los dejemos solos?-me pregunto Taemin caminado por la avenida.

-Estarán bien, creo que necesitan estar a solos para conocerse. Hicimos bien en dejarlos.

-Ah, ya veo.

-No te preocupes- dije mientras acariciaba sus cabellos-. Ahora tú y yo tenemos un paseo pendiente. Vamos.

Taemin asintió y ambos nos encaminamos a tomar un autobús que nos llevaría a nuestro destino.



---



-Se siente muy bien Hyung- comento feliz sintiendo como la cálida agua del mar rozaba sus pies descalzos.

Yo lo tomaba de la mano para evitar que se resbalara en la arena húmeda. Shinee correteaba  alegremente por toda la playa. Estaba feliz de estar aquí al igual que su amo, ellos poseían una conexión increíble.

-Avanza con cuidado, no querrás caerte al mar- le dije mientras caminábamos por la oriya de la playa.

-Estoy bien Hyung, usted está conmigo. Nada malo me pasara.

Sus palabras hicieron latir aceleradamente a mi corazón. Taemin confiaba en mí, sabía que a mi lado no había nada que temer.

Avanzamos lentamente hasta recorrer la playa en toda su extensión. Taemin se detenía para tocar la arena y las caracolas que había escondidas bajo de ella. Las texturas y la brisa marina lo fascinaban, lo llenaban de alegría.

-¿Habías venido anteriormente aquí  Taemin?- pregunte cuando ambos permanecíamos sentados sobre la arena tibia. El sol ya comenzaba a descender anticipando la llegada de la noche.

-Cuando era niño y aún no había perdido mi visión vine aquí junto a Jonghyun-Hyung. Fue muy divertido.

-Ya veo.

-¿Y usted Hyung?

-Vine el verano pasado junto con Key y un compañero de la universidad. Siempre me ha gustado la playa, me relaja mucho estar lejos de la ciudad por un par de horas.

-Es muy lindo y el paisaje debe serlo aún más- dice con cierta melancolía.

Lo mire fijamente. Sus palabras me hicieron preguntar hasta qué punto le debía doler ser un no vidente, hasta qué punto su mente podía recordar de qué color eran las flores que había a su alrededor en la florería, de qué color era el cielo o la arena con la que sus pies jugaban en ese momento.

-Hyung ¿cómo es el paisaje? ¿El cielo ya tiene ese color rojizo propio del atardecer? ¿Hay alguna estrella en el firmamento? Descríbamelo por favor, Hyung se mis ojos.

Oírlo hablar de esa manera llenaba de aflicción a mi corazón. ¿Cómo no podía concederle una petición tan simple? Me acerca más a él y sujete su mano con la mía.

-“Si amas a una flor que se encuentra en una estrella, es agradable mirar el cielo por la noche. Todas las estrellas están florecidas”- cite al principito para anunciarle que el crepúsculo ya había llegado y las primeras estrella brillaban en el pálido  firmamento. Él lo comprendió a la perfección ya que rio suavemente ante mis palabras.

Si, su risa como el sonido de cascabelitos.

-“¡Ah! hombrecito… hombrecito… ¡Me gusta  oír tu risa!”- cite nuevamente y el rio aún más.

-Gracias Minho-Hyung- dijo con una gran sonrisa.

-¿Por qué lo dices?

Taemin tomo mi mano que sostenía la suya y  la deposito sobre su pecho, sentía como su corazón latía con rapidez baja la palma de ella.

-Gracias por salvarme aquella vez, por venir a visitarme a la florería, por regalarme unas horas de conversación, por ser tan amable conmigo y por ser mis ojos en este día. Mis ojos están ciegos pero busco con el corazón, el me guía Hyung y me guio hacia usted. Usted me hace sentir vivo, me hace feliz estar a su lado.

No salía de mi estupor al oír las hermosas palabras que salían de su boca como agua en una fuente. Desconocía lo mucho que significadaba para ese pequeño y hermoso joven ciego y yo lo amaba, lo amaba como jamás había amado en mi vida.

Yo era sus ojos pero él era la luz de los mías. Mi hermoso tesoro, mi precioso Taemin.

-Taemin yo…

-Hyung, yo no conozco del amor ya hablan los cuentos de hadas. Jamás tuve una cita, jamás me han besado, jamás…- detuvo su discurso perdiéndose en sus pensamientos por un par de segundos, tenía  baja la mirada.

Sostuve su rostro delicadamente entre mis manos elevando así su mirada. Ya no había vuelta atrás.

-Entonces… permíteme ser el primero Taemin. Permíteme ser con quien vivas esas experiencias, permíteme ser tu amor.

Él abrió los ojos de par en par y sus mejillas se pintaron de carmín ante mis sinceras palabras. Permanecimos unos segundos en silencio hasta que Taemin poso sus manos sobre las mías y sonrió ampliamente, esa encantadora sonrisa que hacia curvar sus ojitos pálidos.

-Si Hyung, quiero que lo haga. No deseo a nadie más que a usted, no quiero a nadie más.

-¿Me quieres Taemin?-pregunte sin poder evitarlo.

-Sí, desde nuestro primer encuentro y no se imagina lo mucho que lo extrañe estas semanas en las que usted debía estudiar. Cuando oí su voz esta tarde sentí como si todo mi ser volvía a la vida interior. Fui feliz otra vez al saber que había regresado.

-A mí me ocurrió de igual modo. No podía concentrarme, lo único que hacía era pensar en ti. Contaba las horas, los días que quedaban para volver a verte porque creía que moriría si pasa un día más lejos de ti.

-Hyung…

-Te quiero Taemin, te amo-confesé finalmente sobre sus labios.

-Yo también, lo amo Minho-Hyung.

Ambos sonriamos al escuchar las confesiones del otro. Me incline lentamente para llegar a su boca y posar suavemente mis labios sobre los suyos. Un dulce y leve tacto que duro tan solo un par de segundos.

Nos separamos y Taemin parpadeaba levemente sin poder creer  lo que había ocurrido.

-Tus labios son muy suaves Hyung- comento encantado con una sonrisa.

-Los tuyos igual. ¿Quieres recibir un beso de verdad?- pregunte acariciando sus labios con mi pulgar, mi atrevimiento causo sus risas cantarinas.

-Me encantaría Hyung- dijo pasando sus brazos por mi cuello acercando su rostro al mío.

Uní nuestros labios nuevamente. Repartían pequeños besos en ellos, uno, otro y otro que hasta llegar a uno más intenso y apasionado. Nuestros labios se movían en perfecta sincronía. Era deliciosos y no tarde mucho en desear probar un poco más de su boca. Rose su labio inferior con mi lengua intentando que entreabriera su boca para permitir entrar en ella. Taemin pareció entender perfectamente lo que quería hacer, abrió su boca y mi sinhueso ingreso a su cavidad vocal. Gemimos al unísono cuando nuestras lenguas se encontraron y comenzaron a recorrer, jugar y entrelazarse al compás de nuestros labios unidos.

El aire ya amenazaba con escasear por lo que debimos separarnos, sin desearlo realmente. Juntamos nuestras frentes antes de abrir los ojos, Taemin acaricio mis mejillas con las yemas de sus dedos y ría como un niño pequeño.

-Eso fue maravilloso Hyung.

-Si, en verdad lo fue- tome su mano y lo ayude a incorporarse de la arena-. Vamos ya es hora de irnos. No quiero que pesques un resfriado.

-Si Hyung- tomo mi  mano y se abrazó a mi cintura en busca de calor. Yo bese su cabeza y lo estrecha mucho más a mi cuerpo.

Despertamos a Shinne que se había recostado sobre una banca y nos encaminamos de regreso a la cuidad. Jamás olvidaríamos este paseo en la playa.



~~~





Deposite suavemente a Taemin en mi cama recostándome sobre él,  sin separarse un milímetro de sus labios. La falta de aire ya se hacía presente por la intensidad del beso pero ninguno deseaba despegarse de los labios del otro por nada del mundo. Nuestras  lenguas entrelazadas jugaban ansiosamente explorando la cavidad bucal ajena como lo habían hechos horas taras en la playa. Las manos de Taemin jalaban cada tanto de mis cabellos, así mismo mis manos acariciaban su pequeña cintura  por debajo de su camiseta.

La temperatura de mi habitación comenzaba a levarse, el aire se llenaba de nuestros gemidos ahogados en los labios del otro. Era maravilloso.

Nos separamos lentamente por la falta de oxígeno y permanecimos en silencio hasta regularizar nuestra acelerada respiración.

-¿Estás seguro?- pregunta en un susurro acariciando su mejilla con el dorso de la mano, rompiendo con la quietud que gobernaba la habitación.

-Si Hyung, muy seguro. Quiero que usted sea el primero. Deseo conocer los secretos de mi cuerpo con el suyo, quiero hacer el amor con usted.

-Nada me gustaría mas Taemin, yo también lo deseo- bese suavemente sus labios-“Soy responsable de mi rosa…”

El sonrió ampliamente por ello último y esta vez fue el quien se incorporó de la cama y beso mis labios apasionadamente mientras atraía mi cuerpo hacia el suyo. Mi boca descendió por el hueso de su barbilla hasta llegar a su níveo e inmaculado cuello. Deje pequeños besos y mordidas sobre sus piel que despertaron los primeros gemidos que salían de sus inocentes labios. En cada beso, nuestros miembros se rosaban lentamente. Era sorpréndete sentir lo despiertos que ya  se encontraban, ansiosos por lo que vendría en tan solo unos minutos.

-Hyung… la ropa. Ah~ quiero sentir su piel-pidió aferrando sus manos en mis antebrazos.

Yo también lo deseaba, deseaba fundirme en el calor y el aroma de su piel.

Lo obedecí y quite su camiseta al momento que me desasía de la mía. Posteriormente nos despoje a ambos de nuestros pantalones y de la ropa interior. Su cuerpo era bellísimo iluminado con la luz de la luna como imagine que seria. Todo Taemin era belleza pura.

Me recosté sobre su cuerpo y permanecí unos segundos abrazado a él. Era una sensación completamente fantástica.

-Hyung… continúe por favor.

Eleve mi rostro y lo mire fijamente. Por un momento creí que él también lo hacía, que él podía verme. Llevo un mano a mi mejilla y sonrió cuando la sostuve entre las mías para besar sus dedos.

-Relájate, no te hare daño. Lo prometo.

-Lo se Hyung. Confió en usted.



Pase mis labios tiernamente sobre su piel, recorrí dulcemente su calor sintiendo poco a poco como la pasión de ambos crecía con cada caricia. Taemin inundo mis oídos de sus hermosos gemidos, aferro sus manos en mis cabellos al sentir como mi boca tomaba delicadamente su miembro y comenzaba a succionarlo mientras mis manos acariciaban sus testículos.

-Ah Hyung~ Hyung- gemía sin parar mientras todo su cuerpo de sacudía de placer. Pequeñas gotas de sudor comenzaban a perlar su aterciopelada piel.

Al cabo de unos segundos libero su esencia dentro de mi boca encorvando su espalda sobre el colchón, la trague por completo mientras liberando su miembro. Pase mi lengua por los labios degustando sus sabor, era delicioso.

Deje que se recuperara de los espasmos propios del orgasmo y baje de mi cama en busca de aquel tubo que guardaba en el cajón de mi buro.

-¿Hyung?-lo oí llamarme sentado sobre la cama.

Subí nuevamente a la cama y me acerque a él.

-Estoy aquí- susurre sobre sus labios antes de besarlos suevamente. Taemin pasó sus delgados brazos sobre mi cuello e unificó más la unión de nuestros labios. Mordí ligeramente su labio inferior antes de sepáranos.

-Debemos terminar lo que comenzamos, ¿te parece?

-Si Hyung, hazlo.

Lo recosté nuevamente sobre la cama y repartí besos por tos su cuerpo. Bese su cuello, pase mi lengua por su esternón hasta llegar a sus pequeños pezones que se encontraban completamente erectos al igual que su miembro nuevamente. Jugué con ellos con mi lengua y succiones ligeramente su calor haciendo gemir a Taemin sonoramente.

Deje sus pezones para continuar descendiendo por su plano abdomen, mis manos acompañaban mi recorrido acariciando su piel al momento que lo hacia mi boca.  Las manos de Taemin tampoco permanecían quietas, recorría con curiosidad la extensión de mi espalda desnuda, mi cintura, mi trasero, mis muslos. Queriendo reconocer con el tacto de sus manos mi cuerpo desnudo. Era delicioso sentir lo pero comenzaba a llegar a mi limite. Sentía calor, estaba hirviendo.

Bese la piel interna de sus muslos antes de elevar una de sus piernas y apoyarla sobre mi hombro para tener un perfecto visión de su pequeña entrada. Tome el tubo de lubricante que había dejado sobre las sabanas e unte mis dedos con un poco del líquido.

Coloque uno delicadamente sobre su virginal entrada, cuando considere que estaba lo suficientemente preparado, tome mi miembro con mis manos y lo introduje suavemente en su interior. Taemin abrió los ojos den demasía mientras emitió un fuerte grito, su cuerpo se estremeció por completo y su respiración se aceleró. Pequeñas lágrimas rodaban por sus mejillas, debía de dolerle mucho y lo sabía. Me acerque a su rostro y lo bese suavemente en los labios.

-Tranquilo. Prometí que no te haría daño Taemin y jamás lo hare.

-ah, Hyung…yo…

-Todo estará bien, esperare a que te acostumbres- me recosté sobre sus cuerpo y acaricie sus cabellos con ternura.

Al cabo de unos segundos sentí como comenzaba mover sus caderas contra las mías, esa era la señal que necesitaba para iniciar. Sostuve su cadera con ambas manos y lo envestí con un ritmo lento y suave cuidándolo de el en todo momento.

-Hyung, más rápido. Por favor más rápido.

No hice más que obedecer, aumente la velocidad comenzando a embestir con más profundidad y precisión contra su interior. Taemin arqueaba la espalda y se aferraba de la mía arañándome la piel. En poco tiempo ya no necesitaba mi ayuda, nuestras caderas se movían al unísono en este delicioso vaivén. La cama golpeaba contantemente sobre la pared a causa del continuo movimiento de nuestros cuerpos.

Me sentí a flotar, se sentía realmente bien moverme en su interior y a el también parecía gustarle porque no dejaba de gemir sin cohibición alguna sobre mis oídos y buscada mis labios con ansias para besarlos apasionadamente.

-Ah~ Hyung! Hyung~

-Ah Taemin. Te amo, te amo- susurre con suma devoción utilizando la poca fuerza que me quedaba para voltear su cuerpo y colocarlo sobre el mío sin dejar de envestirlo.

-Yo.. También lo amo Hyung. Lo amo.

Una corriente eléctrica recorrió mi espina dorsal. El clímax no tardó en llegar, primero a Taemin sobre nuestros abdómenes y en una, dos, tres envestidas más yo en su interior. Gemimos al unísono, dicho sonido retumbando toda la habitación y se elevó en el aire hasta desaparecer por completo dejando ingresar a un completo silencio.

Taemin descansaba sobre mi cuerpo apoyando su rostro entre el hueco de mi hombro mientras yo repartía caricias por su la piel de su espalda y su cadera.

-¿Cómo te sientes?- una vez regule mi acelerada respiración producto de lo que acabamos de vivir.

Taemin ladeo el rostro y me miro con una gran sonrisa en sus labios.

-Fantástico, jamás me había sentido igual en toda mi vida. Me siento vivo Hyung.

-Me alegra mucho oír eso- dije encantado abrazándolo por la cintura-.Deberíamos dormir, fue un largo día y debes estar cansado.

-No Hyung.

Abrí mis ojos en demasía al escuchar su negativa.

-¿Q-que?

-Yo… ¿Hyung podríamos volver hacerlo? Me gusta mucho sentirte en mi interior.

¿Cómo no morir de amor ante esa petición?¿cómo no desear volver a amar ese cuerpo que me pertenecía por completo?

Tome su rostro entre mis manos y lo bese intensamente. El recibió mis labios con sumo gusto.

-Lo que tú desees Taemin. Sera un placer hacerte el amor otras vez.

Y vaya que lo fue. En las siguientes horas nos dedicamos a recorrer y conocer en profundidad el cuerpo del otro, hicimos el amor por entusiasmo y amor en las diversas posiciones que existían y en algunas que yo mismo creía que eran imposibles de realizar. Taemin me maravillo por completo.

Fue la noche más larga y maravillosa de mi vida y yo no deseaba por nada del mundo que acabara.



~~~



Las siguientes semanas fueron de inmensa alegría en compañía de mi hermosa rosa. Fueron los días más felices de mi vida. Nada anunciaba el terrible incidente que se generaría tiempo después, jamás me atreví siquiera a imaginarlo.

Mis exámenes habían llegado a su fin y con eso llego nuestra graduación. El día que tanto había esperado finalmente llego. La ceremonia se realizó en el salón de eventos de la universidad. Todos estaban presentes, hasta Key permanecía en  primera fila acompañado de Jonghyun. Si, esos dos eran novios. Desde la primera vez que se vieron sabias que no podían dejar ir al otro y ese mismo día se demostraron su amor.

Estaban todos pero falta alguien muy importante. Taemin.

-Jonghyun, ¿crees que le habrá pasado algo? La ceremonia ya va comenzar.

-Relájate Minho, conociendo a  Taemin se habrá distraído y seguramente perdió la noción del tiempo.

Eso era muy frecuente en Taemin pero algo en mi interior me impedía permanecer tranquilo.

-Vamos Minho, el profesor nos esta llamando- Onew apoyo una mano sobre mi hombro, yo no hice más que asentir.

-No te preocupes Minho, ve- dijo key con una sonrisa.

-Gracias.



La ceremonia duro aproximadamente hora y media y en todo ese tiempo buscada hallar a Taemin entre la multitud pero no logre hacerlo. Él no había asistido.

-Felicidades Minho, eres un loco de los números certificado- bromeo key mientras me daba un fuerte abrazo.

-Gracias ¿Han visto a Taemin?

-No Minho al parecer no ha venido- contesto Jonghyun igual de intranquilo que yo.

¿Qué demonios había pasado?

Si pensarlo dos veces me hice paso entre la muchedumbre y salí de la universidad. No sabía por  dónde comenzar a buscar pero algo me decía que debía dirigirme hacia la florería.

Al llegar a la avenida podía divisar a lo lejos una pequeña multitud  y un patrullero de policía.

-Dios, que no sea…

Aumente la velocidad para llegar lo más rápido posible a ese lugar donde las personas estaban agrupadas. Murmuraban cosas que no comprendía, algunos se lamentaban y otros lloraban. Al llegar mire la escena con absoluto terror, lo comprendí todo.

La florería había sufrido un robo. Los vidrios estaban rotos, las flores estaban completamente dañadas y  miles de pétalos cubrían el piso de la tienda.

Horror… pero lo que más golpeo mi corazón fue ver el cuerpo inerte de Taemin sobre ese lecho de pétalos. Shinne permanecía  su lada gimiendo mientras lamia el rostro de su amo sin poder despertarlo.

-TAEMIN!!- corrí hacia él y apoye su cuerpo sobre mi pecho. Tenía una herida de bala en el abdomen donde la sangre salía a borbotones- No… Taemin, despierta! Por favor. DESPIERTA!

Lo abraza protectoramente mientras dejaba fluir libremente mis lágrimas por mis mejillas.  Un pequeño jadeo llamo ni atención rentando mi vista en el cuerpo que sostenía entre mis brazos.

-Hy- Hyung…

-¿Taemin? Oh gracias al cielo.

-Hyung no pude cuidar a las flores, esos hombres las destruyeron- dijo con mucha dificultad.

-No te preocupes por eso, no hables. Te llevare a un hospital y luego reconstruiremos esta tienda tofos juntos. Sera tan hermosa como siempre- le asegure confiando ciegamente en mis palabras.

-Hyung.. ¿Está llorando?- elevo su mano con dificultad y la apoyo sobre mi mejilla, yo coloque la mía sobre ella. No me importaba que estuviera machada de sangre, no me importaba que la sangre comenzara a pasarse a mi estúpido traje de etiqueta, nada de eso importaba en ese momento.

-Tranquilo, todo estará bien solo resiste un poco más

-“Es tan misterioso el país de las lágrimas”- susurro citando a Principito como yo había hecho esa tarde en la playa.

-Taemin no hables, por favor. Tú herida…

El sonrió y apoyo su rostro sobre mi pecho.

-Eres muy cálido Hyung, siempre pensé que lo eras. Cálido y también muy amable.

-Taemin no…

-Tengo miedo Hyung, la oscuridad me está invadiendo otra vez como cuando era niño, antes de quedar ciego. Tengo miedo y frio Hyung.

-No debes que temer yo estoy aquí y todo estará bien. No me separare de ti.

-“Cuando mires al cielo, por la noche, como yo habitare en una de ellas, como yo reiré en una de ellas, será para ti como si rieran todas las estrellas. ¡Tú tendrás estrellas que saben reír!”

-No Taemin, tú no te iras. Tú no serás unas estrellas.

-tengo frio Hyung y la oscuridad ya viene a buscarme. Yo...- su cuerpo se estremeció por el dolor que sentía, la sangre no dejaba de salir de la herida- Lo amo Hyung, yo… yo deseaba quedarme con usted, yo...

-No hables, sino la herida seguirá sangrando.

-Cuida de Shinne, Hyung, él lo quiere mucho. También cuide de Jonghyun-Hyung. El será muy feliz con Key-Hyung.

-No digas eso, esto no es un adiós- mis lágrimas caían sin consuelo sobre mis mejillas. No quería que me dejara, no quería que muriera… Taemin no.

-Lo siento Hyung, te amo Hyung- sonrió y sus parpados se cerraron lentamente ante mis ojos.

-No… No Taemin. Despierta. Taemin! TAEMIN!!!!!!

Lo abrace a mi cuerpo sin dejar de llorar, tenía el corazón destrozado. Shinne aullaba sintiendo el mismo dolor que yo por la pérdida des u amo.

El sonido de la ambulancia se oía a los lejos. En un par de Minutos los enfermaron entraron a la florería y se llevaron el cuerpo de Taemin con mucho esfuerzo ya que yo no deseaba que me separar de él.

-Tranquilícese joven, puede acompañarnos- dijo un enfermero apoyando su mano en mi hombro.

Sin pensarlo dos veces, subí a la ambulancia para acompañar a Taemin, tome su mano entre las mías mientras veía la maquita que contaba sus pulsaciones.

“Soy responsable de mi rosa…” pero aun así no pude protegerlo.





-Minho ¿como esta?- pregunto Key llegando junto con Jonghyun y Onew-hyung al hospital luego de mi llamada contándole los sucedido.

-No lo sé, aún no han salido del quirófano.

-Es mi culpa, no debí dejarlo sol en la florería- dijo Jonghyun apretando sus puños preso del dolor y el remordimiento.

-Eso no es cierto Jong y lo sabes.

-Key tiene razón Jonghyun, ninguno de nosotros podía anticipar lo que paso- dijo Onew intentado animarlo-. Toma asiento, solo nos queda esperar.

Ambos asintieron y tomaron asiento mi lado.

-Lo siento mucho Minho- susurro preocupado por el estado laméntale en el que me encontraba- .Esto no debería estar pasando. No en tu graduación.

-No te preocupes Key, eso no importa.

-El estará bien, no pierdas la fe Minho- animo Onew-Hyung.

Yo me limite asentir, intente sonreír pero no puede hacerlo.

La puerta del quirófano se abrió dejando a la vista un hombre con barbijo. Todos nos levantamos y corremos hacia él.

-¿Cómo esta Taemin?-pregunte aferrándome a sus brazos.

-El paciente corre peligro. Perdió mucha sangre, debemos realizarle una trasfusión de urgencia.

-No es posible- sintió mis piernas flaquear, iba a caerme en cualquier momento- Yo puedo domar mi sangre. Tómela doctor, désela toda a él. Taemin tiene que vivir.

-Minho…

-Tranquilo. Levántese y acompáñeme por favor. El tiempo es muestro enemigo.

Asentí y seguí al doctor por la sala de operaciones. Una enfermera me ayudo a quitarme el traje y preparar mi brazo para la trasfusión.

-No dolerá, solo se paciente- susurro con delicadeza.

En la cama continua, estaba el frágil cuerpo de mi amada rosa. Cubierto de tubos y bolsas de suero. Mi corazón se hizo añicos ante esa visión. Incliné un poco mi cuerpo y tome su fría mano con la mía.

-Todo estará bien, no me separare de ti. Taemin, te amo.



Solo deseaba que el cielo obrara un milagro y me trajinera  a mi hermoso tesoro de regreso a su casa. Con todos los que lo aman, que lo trajinera de regreso a mí, a este zorro domesticado que no podía dejar de llorar.

“Si uno se deja domesticar, corre el riesgo de llorar un poco…”











~~~



Y ahora, por cierto, han pasado cinco años… nunca había contado esta historia. Nunca había expresado en palabras lo importante que fue para mí ese encuentro y todo lo vivido con mi hermoso Taemin. Jamás lo creí necesario hasta ahora.

Que puedo decir… los aniversarios me ponen sensible.  Él se reiría de eso, parecería como si me hubiera dado en lugar de estrellas un montón de cascabelitos que saben reír…

Y yo amaba su risa, lo amaba todo de él.



Unos delgados brazos pasan por mi cuello apoyando su mentón sobre mi hombro. No era necesario que voltear a ver, sabía perfectamente de quien se trababa. Conocía a la perfección su aroma, en calor que desprendí su cuerpo.

-¿Qué tanto escribes Hyung?- pregunta con su habitual curiosidad. Yo volteo mi rostro para que nuestras miradas se encuentren y esbozo una gran sonrisa.

-Mis memorias- bromeo haciéndolo frunce el ceño.

-¿No eres muy joven para hacer eso?

Yo reí suavemente por su pregunta.  Moví la silla de mi escritorio, atrayendo su cuerpo hacia el mío para lograr que se sentara sobre mis piernas. Tania el cabello desordenado y vestía solo una de mis tantas camisas blancas dejando al descubierto sus esbeltas y hermosas piernas.

-Nunca se es demasiado joven o viejo para escribir unas memorias. Uno nunca sabe con qué te va sorprender la vida.

-Eres muy sabio Hyung.

-¿Realmente lo crees?- pregunte mientras acariciaba sus pómulos perdiéndome en su hermosos ojos chocolates.

Había pasado tanto tiempo y aun no me acostumbraba a lo hermoso y atrayentes que me resultaban esos brillantes orbes castaños. A lo hermoso que era toda su persona.

-Creo eso y muchas cosas más de ti Minho-Hyung- contesto mientras acariciaba con la yema de sus dedos mi pecho desnudo. Una costumbre que aún no había logrado quitarse pero que a mí no me molestaba en absoluto.



Lo sé, ustedes queridos lectores se preguntaran quien es esa persona a la que me estoy refiriendo, esa persona que permanecía sentado sobre mi regazo y recorría con la mirada cada detalle de mi rostro.

Bueno, déjenme decirles que ustedes conocen muy bien a esa persona .Este relato no hizo más que hablar sobre él, ese había sido el objetivo desde un principio. Él es el verdadero protagonista. Yo solo soy un simpe actor secundario que tuvo la fortuna que él se fijara en mí y le regalara su amor.

-Lee Taemin deja de mirarme de esa manera-  le regañe haciendo un leve puchero, el rio al verme. Siempre lo hacía, mis aegios no tenían efecto alguno con él.

-Porque Hyung, si eres hermoso. No me había equivocado al decirlo, yo te veía con los ojos del corazón.

-¿Y estos hermoso ojos que tienes te dicen lo mismo?

-Sí, lo hace Hyung- respondió antes de acercarse a mi rostro y unir sus labios con los míos.



La trasfusión que recibió Taemin en ese momento crítico salió a la perfección. Ante su estado, los médicos notaron su problema con la visión y le ofrecieron a Jonghyun la opción de practicar un nuevo tratamiento contra la ceguera utilizando células madre. Se trata de un proyecto totalmente inédito iniciado en Inglaterra, que ayudaba a reparar las retinas dañadas utilizando para ello células obtenidas de cultivos de células madre de embriones humanos.

Jonghyun no lo pensó dos veces y como único familiar, le otorgó el permiso al médico de realizar dicha operación. Creo que no es necesario decir como resulto todo ¿o sí?



-Hyung quiero ir a la playa, quiero ver el atardecer.

-Lo que tú quieras Minnie- dije besando su mejillas- Despierta a Shinne y vamos.

Taemin salto de mis piernas y corrió hacia la habitación que compartimos. En cuanto estuvo totalmente recuperado y yo conseguí un trabajo en el mercado de valores, ambos nos mudamos en un modesto departamento junto con la lanuda mascota de Taemin. Al curarse su ceguera, ya no era necesaria contar con un saladillo pero sabía perfectamente que para Taemin, Shinne era mucho más que un simple perro guía. Era su mejor amigo, su familia y ahora formaba parte de la nuestra. Y los tres levábamos una vida tranquila y feliz como Taemin siempre soñó.

Y así fue como ambos recuperamos las cosas que creíamos pérdidas para siempre.

Taemin recupero la vista y yo el sentido de mi vida; un motivo por que despertar todas las mañanas sintiendo que cada día sería mejor que el anterior porque Taemin estaba conmigo y con él, todos los días eran maravillosos.

-Taemin.

-¿Si?, ¿qué pasa Hyung?- dice desde el umbral de la puerta.

-Feliz 5to aniversario. Te amo- dije con una gran sonrisa.

Él me miro por unos segundos y su rostro obro el milagro de una sonrisa que ilumino por completo sus hermosas facciones. Corrió hacia mí y colgó sus brazos en mi cuello en el momento que ambos girábamos en lugar riendo a carcajadas. Nos separamos mirado con suma intensidad, Taemin poso sus manos sobre mis mejillas sin dejar de sonreír, como si yo fuera el mejor regalo que recibió jamás.

-Feliz 5to aniversario Hyung- dijo sobre mis labios-. Te amo, te amo!



No me queda más que agregar que nuestra historia no termina aquí, al contrario. Aun habrá mucho más aniversarios por celebrar y en todos ellos ambos recordaremos la forma inesperada en que el destinos unió nuestros caminos. Dos seres tan diferentes como parecidos, dos seres amantes del mismo cuento para niños, dos seres que habían perdido algo importante en sus vidas y que dicho encuentro los haría recuperarlo.

Es una historia tan particular como hermosa, nuestra historia, de Taemin y mía…





“Si entonces un niño llega hacia vosotros, si ríe, si tiene cabellos de oro, si no responde cuando se le interroga, adivinareis quien es. ¡Sed amables entonces! No me dejéis tan tristes. Escribidme en seguida, decidme que el principito ha vuelto…”




***Fin***


--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Este es el ONESHOT GANADOR!!

Tengo que aclarar que este, es el segundo concurso que gana LucyWar!

FELICIDADES!!
avatar
TwoMin Planet

Mensajes : 131
Fecha de inscripción : 08/08/2013
Localización : Perú

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/groups/418483071539282/

Volver arriba Ir abajo

Re: *Segundo Concurso de FanFics

Mensaje por hinayaoi el Dom Oct 06, 2013 2:17 pm

felicidades!!

segundo(?)

cual fue el primeroo!!

~hina no esta enterada~
avatar
hinayaoi
Dancing Mushroom
Dancing Mushroom

Mensajes : 681
Fecha de inscripción : 15/08/2013
Edad : 27
Localización : En mi camita con mi MinHot Oppa de tamaño real

Ver perfil de usuario http://hinayaoi-2min.blogspot.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: *Segundo Concurso de FanFics

Mensaje por TwoMin Planet el Dom Oct 06, 2013 5:02 pm

Si Hina hubo uno por el cumpleaños de Taemin....recuerdas?
avatar
TwoMin Planet

Mensajes : 131
Fecha de inscripción : 08/08/2013
Localización : Perú

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/groups/418483071539282/

Volver arriba Ir abajo

Re: *Segundo Concurso de FanFics

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.